Preguntas más frecuentes

Acceso y espera DNI

Usted podrá consultar las solicitudes de intervenciones quirúrgicas, pruebas diagnósticas y consultas externas en cualquier centro del SESCAM para los que haya sido incluido en lista de espera. Podrá ver el detalle de la prestación, fecha de inclusión, tiempos de espera y reprogramaciones o aplazamientos, si los hubiere.
 
La consulta puede ser sobre solicitudes pendientes o sobre históricas ya realizadas.

Cualquier ciudadano con certificado digital o DNI electrónico y con tarjeta sanitaria del SESCAM, podrá acceder a consultar su registro en lista de espera, siempre y cuando no exista discrepancia entre sus datos de identificación de tarjeta sanitaria y los registrados en los sistemas de información hospitalaria y atención primaria.
 
Si no dispone de certificado pulse aquí para saber cómo obtenerlo

Si tiene algún problema con el acceso a la aplicación y ha comprobado que no se trata un problema técnico de su equipo o de su certificado, puede utilizar el cauce habitual que ofrece el SESCAM en su página web (http://sescam.castillalamancha.es/ciudadanos/reclamaciones) o bien comunicarlo a través de su centro de salud.

Sí. El acceso a los datos clínicos requiere de un certificado digital o certificado electrónico, un fichero informático generado por una entidad de servicios de certificación que asocia unos datos de identidad a una persona física, organismo o empresa confirmando su identidad digital en Internet.
 
El certificado digital es válido principalmente para autenticar a un usuario o sitio web en Internet por lo que es necesaria la colaboración de un tercero que sea de confianza para cualquiera de las partes que participe en la comunicación. El nombre asociado a esta entidad de confianza es Autoridad Certificadora pudiendo ser un organismo público o empresa reconocida en Internet.
 
Adicionalmente, el acceso a la aplicación se hace mediante protocolo seguro (HTTPS) cifrando el canal entre usuario y aplicación, y asegurando la privacidad de las comunicaciones.

En ese caso, debe utilizar la opción ‘Contacta con nosotros’ ubicada en la parte superior derecha de la propia aplicación o bien usando el cauce habitual que ofrece el SESCAM en su página web (http://sescam.castillalamancha.es/ciudadanos/reclamaciones). También podría hacerlo a través de su centro de salud.

Aportación farmacéutica

La prestación farmacéutica ambulatoria incluye los medicamentos y producto sanitarios que se dispensan al paciente mediante receta médica u orden de dispensación hospitalaria, a través de oficinas o servicios de farmacia.

La prestación farmacéutica ambulatoria que se dispensa por medio de receta médica oficial a través de oficinas de farmacia, está sujeta a aportación económica del usuario.  Esta aportación se efectúa en el momento de la dispensación.

En el actual sistema de aportación los porcentajes de pago de los medicamentos y productos sanitarios incluidos en la prestación farmacéutica se aplican según la condición de asegurado y el nivel de renta (ingresos en la última declaración de la renta consolidada). Estos porcentajes se relacionan con los siguientes códigos TSI:

-       TSI  001, exento de aportación.

-       TSI 002, perceptor de pensión contributiva, o su beneficiario. Su aportación será con carácter general del 10 % con un máximo mensual próximo a los  8 € (ingresos <  18.000€) o a  18€ (> 18.000 €). Los límites mensuales individuales de aportación se actualizan anualmente en base al IPC.

-       TSI 003, persona activa (trabajando, por cuenta propia o ajena, parado que percibe prestación ó subsidio, o que sin percibir prestación no ha causado derecho al subsidio), o su beneficiario, cuyos ingresos fueron inferiores a 18.000€.   Su aportación con carácter general, será del 40 % del precio de los medicamentos.

-       TSI 004, persona activa, o su beneficiario, cuyos ingresos  fueron superiores a 18.000 € e inferiores a 100.000. Su aportación será con caracter general del 50 % del precio de los medicamentos.

-       TSI 005, persona activa o pensionista, y sus beneficiarios, con ingresos superiores a 100.000 €. Su aportación será del 60 % del precio de los medicamentos. En el caso de pensionistas y sus beneficiarios, el límite máximo de aportación mensual individual es próximo a los  61 €.

-       TSI 006, mutualistas  y  clases  pasivas  de  la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado, del Instituto Social de las Fuerzas Armadas y la Mutualidad General Judicial, con una aportación del 30 %.

En el caso de los medicamentos de aportación reducida (cicero) el porcentaje de aportación es en todos los caso del 10 % con un máximo por envase próximo a los 2,24 €, que se actualiza anualmente en base al IPC.

 

Para obtener más información, puede consultar el documento adjunto.

Archivos:
AdjuntoTamaño
PDF icon aportacion_farmaceutica.pdf50.12 KB

- Afectados del síndrome tóxico.

- Personas con discapacidad, en los supuestos contemplados en su normativa específica.

La normativa específica a la que se hace referencia es el Real Decreto 383/1984 de 1 de febrero (BOE nº 49 de 27 de febrero), de forma que se aplicaría la exención únicamente a aquellas personas con discapacidad, que no teniendo derecho como titulares o beneficiarios a la asistencia sanitaria, han accedido a ella a través del sistema especial de prestaciones previsto en la Ley 13/1982, de 7 de abril, de integración social de los minusválidos.

En cualquier caso, la persona con discapacidad que esté percibiendo una pensión contributiva no tendrá derecho a exención en el pago de aportación. En el caso de ser beneficiaria, su porcentaje de aportación será el del titular.

- Personas perceptoras de rentas de integración social.

Las rentas de integración social son ayudas o subsidios de los sistemas de servicios sociales, que se rigen por la normativa propia de cada Comunidad Autónoma. En Castilla-La Mancha está regulada por la Ley 14/2010 de 16 de diciembre, de servicios sociales (B.O.E. nº 38 de 14 de febrero), en su artículo 38.

- Personas perceptoras de pensiones no contributivas.

Las pensiones no contributivas están reguladas en las Secciones 4ª del Capítulo V (Invalidez en su modalidad no contributiva) y 2ª del Capítulo VII (Jubilación en su modalidad no contributiva) del Título Segundo del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio.

- Parados que han perdido el derecho a percibir el subsidio de desempleo en tanto subsista su situación.

Solamente están exentos los parados que han dejado de cobrar el subsidio, no la prestación. El subsidio por desempleo está regulado por los artículos 215 y siguientes del Texto Refundido de la Ley de Seguridad Social (Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio) modificado por el Real Decreto-ley 1/2013, de 25 de enero, por el que se prorroga el programa de recualificación profesional (BOE nº 23 de 26 de enero).

- Los tratamientos derivados de accidente de trabajo y enfermedad profesional.

Si las contingencias laborales en el momento de reconocerse el accidente de trabajo o enfermedad profesional están cubiertas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, la medicación relacionada con estas contingencias se prescribirá en receta médica oficial exenta de aportación.

Si las contingencias laborales están cubiertas por la mutua patronal, en el momento de reconocerse el accidente de trabajo o enfermedad profesional será ésta la que deba proporcionar las prestaciones derivadas del mismo (prestaciones médicas y farmacéuticas conducentes a conservar la salud de los beneficiarios y su aptitud para el trabajo, conforme establece el art. 98 de de la Ley General de Seguridad Social de 1974). Es decir, la medicación relacionada con estas contingencias se prescribirá por la mutua y estará exenta de aportación. Dicha obligación se mantiene, cuando el asegurado pasa a la situación de incapacidad permanente o jubilación, siempre que exista esa necesidad y su causa sea el accidente de trabajo sufrido.

 

Sí, solamente no pagarán los asegurados que, estando en la situación de desempleo, hayan dejado de percibir el subsidio destinado a las personas que, habiendo agotado la prestación, cumplían los requisitos establecidos para percibirlo (Real Decreto-ley 1/2013, de 25 de enero).

Páginas