Papiloma humano (preguntas más frecuentes)

Papiloma humano

En realidad, la familia de los virus VPH se compone de un gran grupo de virus (existen más de más de 100 tipos o variantes).
 
Es un microorganismo que se transmite en el transcurso de las relaciones sexuales e infecta el aparato genital masculino y femenino. Puede ocasionar lesiones en la piel y las mucosas, afectando también boca, garganta, ojos y aparato respiratorio.
 
El hombre infectado puede tener lesiones asintomáticas y no visibles. En la mujer, las zonas más afectadas suelen ser la vulva, la pared vaginal, el cuello uterino, el periné y el ano.

La infección por virus del papiloma humano es la principal causa del cáncer de cuello de útero (cérvix uterino). No todos los tipos de VPH tienen la misma capacidad de producir cáncer (tipos oncogénicos). En la actualidad, no es posible saber con certeza si una persona infectada por virus de papiloma humano desarrollará cáncer.
 
Este virus también se asocia a otros cánceres como el de vagina, vulva y ano en las mujeres y pene y ano en los hombres.
 
Los serotipos no oncogénicos son responsables de la aparición de verrugas genitales.

La mayoría de las personas infectadas por el virus de papiloma humano no presenta síntomas o problemas de salud por la infección. Aunque cerca de la mitad de personas activas sexualmente son infectadas por el virus, en aproximadamente el 90 por ciento de los casos el sistema inmunitario elimina del organismo este virus en un tiempo de dos años. Las infecciones que no sean eliminadas, en las que el virus persiste, no se curan por este mecanismo natural y precisarán tratamiento.
 
Algunos signos que puede causar son:
 

  • Verrugas genitales: aparecen en las zonas genitales como un granito o pequeños grupos de granitos.

 

  • Cáncer de cuello uterino: por lo general no presenta síntomas hasta etapas avanzadas. Por esta razón, es importante participar en los programas de detección precoz tras el comienzo de las relaciones sexuales, desde los 25 años o 3 años después de comenzar con relaciones sexuales.

Se puede transmitir por la práctica de sexo vaginal, anal y oral. También mediante el contacto directo con las verrugas de la piel.  
 
El VPH puede persistir en una persona hasta años después de haber tenido contacto sexual con una pareja infectada. La mayoría de las personas infectadas no saben que lo están y que pueden transmitir el virus a su pareja sexual. Es posible contraer más de un tipo de VPH.

Prevención primaria (evitar la infección):

 

  • Relaciones sexuales protegidas. El uso del preservativo reduce el riesgo de contraer el virus del papiloma humano en las relaciones sexuales.

 

  • Vacunación frente a VPH. El calendario vacunal incluye la vacunación de las preadolescentes a la edad de 12 años. La edad de vacunación se ha reducido de los 14 a los 12 años para garantizar la protección antes del inicio de las relaciones sexuales. La pauta de administración es de dos dosis separadas seis meses. La vacuna es muy efectiva en la prevención del cáncer por los serotipos oncogénicos más frecuentes (los serotipos 16 y 18 son causantes del 80% de los casos).

 

Prevención secundaria

 

  • Programa de detección precoz de cérvix uterino. Mediante el análisis citológico periódico de una muestra del epitelio uterino es posible detectar células anómalas y lesiones precursoras de cáncer en estadios tempranos, susceptibles de tratamiento.