Tratamiento frente a la gripe

Tras detectar los primeros síntomas se aconseja acudir a su médico de familia y no tomar medicamentos por iniciativa propia.
 
Contraída esta enfermedad es necesario que el paciente inicie un periodo de reposo y beba abundantes líquidos, con objeto de estar bien hidratados.
 
Para tratar los síntomas de la gripe utilizaremos paracetamol 650 mgs. o ibuprofeno 400-600 mgs. tres o cuatro veces al día. Es importante evitar el ácido acetil salicílico, sobre todo en personas menores de 18 años.
 
En casos de tos irritativa, muy molesta, se podrá utilizar, siempre con indicación médica, un antitusígeno como cloperastina, dextrometorfano o codeína.
 
Aquellos pacientes que en el curso de esta infección presenten complicaciones respiratorias, como disnea (fatiga), fiebre que no responde al tratamiento sintomático o agravamiento de sus procesos crónicos deberán acudir a su médico de familia o servicio de Urgencias para ser valorados.
 
Siempre que sea posible, en primer lugar, se debe consultar al médico de familia y, si fuera necesario, acudir al servicio de Urgencias de su centro de salud. Es importante evitar la utilización de los servicios  de Urgencias hospitalarios en los casos que no se presentan complicaciones, pues la gripe es una enfermedad respiratoria que en la mayoría de los casos sigue un curso hacia la curación.