Cómo afrontar el calor

Durante los meses más cálidos es importante seguir una serie de recomendaciones para prevenir los efectos causados por el exceso de temperaturas sobre la salud.
 
- Evite la práctica de deporte y actividades que requieran un esfuerzo físico durante las horas centrales del día.
 
- Si tuviera que salir de casa o exponerse al sol por motivos laborales, además es recomendable alternar con periodos de descanso a la sombra y mantenerse hidratado, beba con cierta frecuencia
 
- Recuerde que es esencial el uso de gorras, sombreros y ropa holgada, a ser posible clara y de algodón. 
 
- Para proteger los ojos es importante no olvidar ponerse las gafas de sol con filtros homologados frente a radiaciones ultravioletas.
 
En casa:
- Mantenga fresca su vivienda, por debajo de los 32ºC durante el día y de los 24ºC durante la noche. Esto es especialmente importante en los hogares donde residen personas mayores de 60 años, niños y enfermos crónicos o encamados.
 
- Cierre las persianas y las cortinas de las fachadas expuestas al sol. Permanezca en las estancias más frescas.
 
- Mantenga las ventanas cerradas si la temperatura exterior es superior a la interior. 
 
- Refrésquese cada vez que lo necesite, tome baños y duchas frías. Si no es posible, una alternativa son los baños fríos de pies, toallas frescas o envases refrigerados (bolsas con hielo). 
 
- Apague la luz artificial y los aparatos eléctricos siempre que sea posible.
 
- Abra las ventanas durante las horas más frescas (por la noche, la madrugada y durante las primeras horas de la mañana).
 
Alimentación:
- Beba líquidos en abundancia (agua o zumos), aunque no sienta sed.
 
- Procure no tomar bebidas con alcohol, cafeína y azúcar.
 
- Evite comidas copiosas. Haga varias comidas al día, incluyendo frutas y verduras (salvo en caso de diarrea).
 
- Mantenga sus medicamentos en un lugar fresco.
 
Si usted percibe malestar, mareo, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, sensación de calambre y sudoración excesiva, principalmente, se recomienda suspender durante varias horas la actividad que se estuviera haciendo, refrescarse, y descansar en un lugar fresco, beber agua y zumos de frutas. Si esta situación persiste, y sobre todo si se toman medicamentos, consulte con su médico y no dude pedir ayuda a alguien cercano o llamar al teléfono de emergencias 112. 
 

Recuerde que es muy importante mantenerse hidratado,  beba agua o zumos en abundancia y evite comidas copiosas.