Seguridad del Paciente

La seguridad de los pacientes, entendida como la ausencia de daño innecesario o potencial asociado a la atención sanitaria, es un elemento prioritario de la calidad de la atención sanitaria. El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha está comprometido con esta materia y busca disminuir la posibilidad de que aparezcan incidentes y eventos adversos en la atención que presta.
 
Se trata de un aspecto de la atención sanitaria que ha estado siempre presente en la actividad de los profesionales sanitarios, pero que actualmente ha trascendido del ámbito profesional para ser objeto de debate también en el ámbito social.
 
Las estrategias de seguridad y acciones desarrolladas en este campo deben incluir las dirigidas a la prevención, detección y mitigación de los eventos adversos cada vez que ocurren, así como al análisis de sus causas, al aprendizaje de los errores y a la difusión de las lecciones aprendidas, con propuestas de mejora y puesta en marcha, de manera homogénea, de las prácticas clínicas seguras de demostrada evidencia.